ddddddd“No sé lo que quiero y no pararé hasta conseguirlo.”

dddddd

miércoles, 26 de octubre de 2011

Solamente tú lo puedes entender y solamente tú te lo podrás creer.

Como me gustaría ir y decirte que te quiero, sin más, sin venir a cuento, llegar un día y pum, que te enteres, que te quiero, porque es así, no diría ninguna mentira, todavía te quiero. Te quiero como siempre te he querido, quizá un poco menos, o quizá igual que siempre, quizá solo sea que una parte de ese querer esta un poco dormida y parece que es menos pero no lo es. Yo te quiero, claro que te quiero, lo repito aquí una y mil veces. Pero sólo aquí porque decirtelo a ti ahora mismo, en nuestra situación, no procede. Joder. ¿Por qué tiene que ser todo tan complicado? Yo te quiero, y eso debería bastar, o al menos importar. Me encantaría llegar y soltartelo, como he hecho tantas veces, decirtelo así sin que viniese a cuento, sin que respondiese a ningún por qué, sin que me lo pidieses, simplemente porque lo sentía en ese momento y lo hacía, y lo siento en este momento y no puedo hacerlo, y eso me duele. También me apetece llegar y contarte todo lo que me pasa, sobre todo hoy, no sé por qué, bueno sí que lo sé, y que tú me animaras sin hacer nada en particular pero dandome tanto y no puedo. Bueno, en realidad, esto si podría hacerlo, y sé que me escucharías, y seguramente me animarías pero ¿surtirían esos ánimos el mismo efecto que antes? Eso es lo que me da miedo descubrir, eso y que quizá ya no hay tiempo para mí. Llegar y llorar sobre tu hombro y protegerme bajo tu abrazo, eso es todo lo que quiero ahora.


lunes, 17 de octubre de 2011

100 gracias.

¡Sois amor!

Y os presento mi nuevo blog: Esta soy yo merodeando por Hogwarts.

miércoles, 12 de octubre de 2011

Would you lie with me and just forget the world?

Os voy a contar una historia. Una historia con la que cualquiera podría sentirse identificado o tal vez no, una historia que para mí es especial pero que vosotros leeréis hoy y mañana la habréis olvidado. Esta es una historia de chico conoce a chica, chico se enamora de chica, chico conquista a chica, chica se enamora de chico. Os diría su nombre pero es innecesario, ella es anónima como siempre lo fue para mí. Y digo lo fue porque llegó un día y se fue, sin más, así era ella, impulsiva y desquiciante muy desquiciante. En el poco tiempo que estuvo a mi lado, me fumé más cigarros que en toda mi vida, me desquiciaba, me desquiciaba mucho. Pero joder como la amaba, sí, suena cursi que te cagas, pero es así. La quería, creo que hay algunas noches que todavía la quiero, luego el día vuelve a empezar y vuelvo a odiarla, a odiarla por el daño que me hizo, por como me desarmó y así me dejo, sin más, sin explicación. Sé que ella nunca me quiso, sé que sólo fui un tránsito en su vida, todo era así para ella. Pero bueno voy a dejar de hablaros de la mierda esta de los sentimientos y empezaré por contaros como era ella. Como era ella, no sé ni por donde empezar la verdad, tenía ese don que tienen sólo unas cuantas personas en el mundo. También tenía esas manías raras y esa sonrisa. Dios, esa sonrisa, cuantas veces me pilló embobado en esa sonrisa y sin más me decía: Idiota, bésame. Y yo la besaba, pues claro que la besaba. ¿Qué coño iba a hacer si no? Era borde, joder, era una de las personas más bordes que he visto en mi vida, en serio, pero todos veían que tenía algo por eso todo el mundo se lo perdonaba todo. La verdad es que nunca he llegado a entender que es lo que tenía. Bueno, lo tenía todo. También tenía esa manera de andar, esa manera con la que parecía que se iba a comer el mundo a cada paso. Y esas largas piernas por las que tantas veces deslicé mis manos, joder que suave era. En fin, nunca se me ha dado bien esto de escribir y menos escribir sobre alguien y menos si ese alguien ha sido la persona más importante de mi vida. Ya lo creo que lo fue, fue la luz que iluminó mi vida entera, pero se lo llevó todo, ella estará ahora haciéndole sentir todo lo que me hizo sentir a mí a otro, mientras yo estoy aquí sintiéndome un fracasado, un mierdas, un pringado escribiendo sobre ella. Pero, joder, era ella y nadie más y como un idiota la deje escapar.


lunes, 10 de octubre de 2011

Como extraños que juntos van sin hablar.

 

No sabíamos lo que teníamos entre manos y como niños lo dejamos caer, viendo como se rompía en mil pedazos. Era la amistad más grande jamás creada pero ninguno de los dos fuimos lo bastante fuertes para mantenerla en pie.


domingo, 9 de octubre de 2011

Una vez más prometes que te quedas.

Es como esa película que has visto más de un millón de veces, pero siempre la ves con igual ilusión, el mismo nudo en el estómago, esperando, sin saber muy bien por qué, que el final sea distinto, aún sabiendo que eso no va a ocurrir, te emocionas con cada minuto y acabas llorando más que la última vez que la viste porque al final no acaba bien por mucho que tú lo quisieras. Pues así son las cosas con él, no puedo ni quiero dejar de luchar por muchas veces que todo se haya ido a la mierda, aquí los minutos se traducen en miradas, besos, sonrisas, palabras y abrazos, el nudo del estómago es infinitamente más intenso y real, pero mi ilusión es la misma, quiero que nuestra película acabe bien o, mejor dicho, que nunca acabe.


domingo, 2 de octubre de 2011

Timshel.

Allí, en el rincón más oscuro y solitario estaba ella, su pelo pelirrojo, el tacto de su piel, sus inmensos ojos azules en los que él solía zambullirse como si de un océano se tratase, cada uno de los lunares de su cuerpo en los que había posado su vista y sus manos, su sonrisa, aquella tímida sonrisa, sus labios, aquellos tiernos labios que tantas veces había besado, y tantas otras mordido. Su sabor, su dulce y a la vez amargo sabor. Aquellas cortas piernas que tantas veces se habían enlazado alrededor de su cuerpo. Sus dedos, sus ágiles dedos de pianista que solían recorrer veloces todo su cuerpo. En ese rincón estaba ella, todas las posibilidades de ella, todas las ella que él conocía, que eran todas las que existían porque él había sido el único que había tenido la oportunidad de conocerla a toda ella con todo lo que eso entrañaba. Ella feliz, ella enfadada, ella sonriendo, ella llorando, ella subiendo a lo más alto, ella cayendo en picado, ella soñando, ella viviendo, ella discutiendo, ella abofeteandole, ella besandole, ella haciendole el amor, ella haciendole el amor otra vez, y otra, y otra, y otra más, ella siendo ella, ella fingiendo no ser ella, ella con él y ella sin él.
Allí, en el rincón más oscuro y solitario de su memoria estaba ella, aquel amor que ya no volvería a probar.