ddddddd“No sé lo que quiero y no pararé hasta conseguirlo.”

dddddd

domingo, 28 de agosto de 2011

The last song.

Siempre he pensado qe la música es una pequeña parte del elixir de la felicidad. Escuchar canciones indicadas en el momento oportuno, llegar más alto cuando estás en la cumbre, llorar desconsolada cuando te hundes. Te ayudan a depurarte por dentro, a ver la parte feliz de la vida con cada acorde. Te dicen las palabras adecuadas pero ¿por qué? Porque tú mismo las eliges, tú eres el que decides que escuchar o que no, y eso depende simplemente de tu estado de ánimo, o de lo que está pasando por tu cabeza en ese momento. En realidad todo es un engaño, los músicos crean sus letras dedicadas a su vida, nosotros las escuchamos y las hacemos nuestras. Pero estamos tan confundidos, en el fondo la música no es mas qe una falta de personalidad. 
Utilizamos las desgracias o alegrías ajenas para nuestro lucro, pero la música, al fin y al cabo, no va a cerrar heridas.

viernes, 19 de agosto de 2011

Hey idiot, I love you.

Eh, idiota, cuando ames a una mujer quiérela hasta el fin de su vida, 
porque ese también será el fin de tu vida.


lunes, 15 de agosto de 2011

La vida de los muertos está en la memoria de los vivos.

- ¿Esto está pasando realmente?

- Todo pasa realmente, en un plano o en otro, en una vida o en otra, o en tu cabeza o fuera de ella.

- Bueno, estoy oyendo tu voz y viendo tu cara... tal y como la recordaba... con eso me basta.

Silencio.

- Hoy hace siete años. ¿Por eso estás aquí?

- Estoy aquí porque tú quieres que esté aquí.

- Yo no quiero que estés aquí, yo quiero que estés vivo.

- Eso es imposible pequeña...

- Tengo veinte años, ya no soy tan pequeña.

- Tú siempre serás mi pequeña.

- Seguramente porque la última vez que me viste sólo tenía doce años. Si hubiese sabido que esa iba a ser la última vez...

- Te equivocas, te he visto crecer, te he visto madurar, sufrir y sobre todo sonreír. También te he visto recordarme, sé que no me has olvidado y que nunca lo harás y no sabes lo feliz que me hace eso, pero he estado a tu lado en cada paso que has dado. ¿Quieres saber un secreto? Siempre fuiste mi sobrina favorita.

- ¿Y eso es un secreto? Era a la única a la que le dabas todo lo que te pedía, la niña pequeña mimada que siempre iba detrás de su tío... Cuando te fuiste también quise ir detrás...

- Lo sé, pero no he venido a hablarte de eso. Sé cual es tu mayor miedo, y no me refiero a las serpientes, aunque en realidad está bastante relacionado.

- La muerte.

- Exacto, la muerte. Sé que te aterroriza morir, pero sé que te aterroriza aún más ver morir a la gente que quieras.

- Pero a todo el mundo le aterroriza eso.

- No tanto como a ti, puede que sea porque has tenido que mirarle a los ojos a la muerte más veces de las que se podría esperar, puede que sea porque te ha destrozado el corazón mil veces, puede que sea porque has visto como destrozaba familias, y porque has visto como destrozaba a tu familia. O puede que sea por todo eso, o puede que no tenga nada que ver. Lo único que puedo decirte es que la próxima vez que te enfrentes a ella tienes que superarla, demostrarle que eres más fuerte, porque sé que lo eres, tienes que superar ese miedo, porque sólo así podrás ser tú misma otra vez.

- Significa eso... ¿Me estás previniendo de algo?

- En cualquier caso, debes aceptarla, y sobre todo no vuelvas a intentar ir a su encuentro, ahí es cuando te vence.

- Pero...

- No puedo quedarme mucho más tiempo...

- Quiero que sepas que la culpabilidad me mata, nunca he superado tu muerte, eso lo sé, y a estas alturas lo veo imposible, pero nunca fui a despedirme de ti. Estás bajo tierra en un cementerio que ni siquiera sé donde está, nunca he ido y sé que nadie va a verte. Siento que necesito ir, pero no sé donde estás, y sé que tu hermano no querría que fuese.

- Tu padre va por ahí más de lo que te piensas... Pero no debes preocuparte por eso, yo no estoy allí, yo estoy donde tu quieras que esté, yo estoy en ese hueco enorme que tienes para mi en tu corazón y de ahí nunca me iré.

- Él no ha vuelto a ser el mismo. Nadie en realidad. Te echamos tanto de menos, pero nadie se atreve nunca a decirlo en voz alta.

- He de irme.

- ¡NO!

- Vuelve a la vida, pequeña, por favor, vívela por mí y por todos los que estamos al otro lado.

Lágrimas.

- No sientas lástima por los muertos, siéntela por los vivos, y más por aquellos que viven sin amor.

Cuando ella abrió los ojos, lágrimas de verdad empezaron a correr por su rostro, ese odioso día de agosto, el día que más odiaba del año, ya no era tan malo, había tenido un sueño rarísimo, pero le gustaba pensar que no había sido un sueño, al menos no totalmente, le gustaba pensar que había hablado con él una última vez. Mientras agarraba ese viejo peluche que él le había regalado tantísimos años atrás y se volvía a dormir profundamente. Sabiendo que el día que amanecía no iba a ser fácil, ni feliz, pero empezando a asumir los caprichos del destino. Y, sobre todo, sabiendo que siempre, siempre, siempre le echaría de menos, y eso era algo que nada ni nadie podría cambiar jamás.

viernes, 12 de agosto de 2011

Desafía al miedo.

"Háblanos de ti de tal forma que podamos hacernos una idea de quien eres en 500 palabras." Ojalá me lo hubieras pedido hace dos años, te habría dicho quien era al detalle, quien iba a ser. Hace dos años lo sabía todo, y el caso es que tenía razón. Los planes son como dulces para el destino, lo único de lo que puedes estar seguro es de que nada sale nunca como lo habías imaginado. Ya debería estar acostumbrado. La cuestión es que nunca sabes cuando se va a desmoronar todo en lo que confiabas, por muy sólida que sea la roca. Todo se rompe, todo cambia y cuando crees que estás seguro, especialmente. Si yo fuera un hado del destino mirando desde arriba los planes perfectos de los estúpidos humanos también querría desbaratarlos.
¿Quieres conocerme en 500 palabras? A veces tengo miedo, me decepciono, tengo dudas y me encanta salirme con la mía. No me gusta cambiar pero sé que es bueno para mí e inevitable, así que lo acepto lo mejor que puedo. Hay un poema de Johann Frank que lo dice mejor que yo: "Desafía al viejo dragón, desafía al miedo, el mundo puede rugir y temblar pero yo seguiré cantando sin inmutarme." Sí, ocurren cosas, cosas que uno no espera, o quiere o le gusta. El mundo ruge y te conviertes en alguien que no sabías que ibas a ser. Y ahí estás, en tu papel, en tu vida. Éste es mi futuro. Ésta soy yo y quiero cosas que nunca pensé que querría.


miércoles, 10 de agosto de 2011

Fighter.

Dicen que el tiempo cura las heridas, no estoy de acuerdo, las heridas perduran, con el tiempo la mente, para proteger su cordura, las cubre con cicatrices y el dolor se atenúa pero nunca desaparece.
Rose Kennedy


miércoles, 3 de agosto de 2011

Que armarse de valor es el mayor escudo para hacerse fuerte.

Otoño. Octubre. Todo está gris ahí fuera. Todo está oscuro ahí fuera. Todo está oscuro aquí dentro. Continua es lo único que mi cerebo le decía a mis piernas, continuar hacia algún lugar donde puedas encontrar la felicidad. Huir eso era lo que de verdad estaba haciendo. Huyendo hacia la felicidad, ¿yo? La que siempre había creido que la felicidad estaba en el camino no en el destino. Pedazo de hipocrita. ¿A dónde quieres ir? No quieres buscar la felicidad, sólo quieres buscar un sitio en el que no exista tanto dolor, en el que la gente no pueda herirte de tal manera, estás huyendo de la realidad, de la dureza del mundo. Y de eso, nadie puede huir. Y quizás estás huyendo de tu propia felicidad, porque las personas que pueden hacerte el mayor daño posible, son aquellas que más quieres, o que más te quieren, aquellas que en algún momento te han hecho feliz, y tú les estás dando la espalda como una cobarde. Eso es lo único que eres. Date la vuelta, marcha en la dirección contraria, enfrentate a tu dolor, y en ese camino disfruta de la verdadera felicidad, pero nunca huyas, pase lo que pase...