ddddddd“No sé lo que quiero y no pararé hasta conseguirlo.”

dddddd

viernes, 28 de enero de 2011

so far away.

Comenzaron a hablar, después de varias semanas sin saber nada el uno del otro, todo era distante, frío, como si ambos deseasen que ese suplicio terminase cuanto antes, deseando que alguno de los dos dijese: me tengo que ir. Claramente incómodos, con mil cosas que decir pasando por sus cabezas pero sabiendo que era mejor no hablar de nada de aquello. Poco a poco, llegaron los recuerdos, las anécdotas de toda una vida juntos, con cosas cómo: "te acuerdas de..." "que recuerdos cuando...".
Con antiguos planes truncados, haciendo nuevos planes de futuro, de un futuro juntos, de conocer mundo juntos, de vivir la vida juntos. Siempre. Esa fue la promesa más difícil que se habían prometido, y, aunque a duras penas, la seguían cumpliendo. Aunque ambos sabían que un ¿Qué tal te va? cada cierto tiempo y un bien y poco más que decir no serviría de mucho. Pero seguían luchando por aquello, por ellos, quizás ofreciendo demasiado por un lado y dando demasiado poco por el otro. Pero tenían algo tan fuerte, un lazo tan irrompible, que por mucho que se empeñasen en alejarse el uno del otro siempre llegaba un punto en que ese lazo de amistad les hacía volver juntos. Habían compartido seis años de sus vidas, habían cambiado mucho por el camino, habían compartido muchas cosas, y ahora es cuando de verdad empezaban a sentir el cambio, pero había algo, sólo una pequeña cosa, un pequeño sentimiento que se había mantenido imperturbable durante todo este tiempo, su amistad, había cambiado todo, menos eso. Y es que, a pesar de todo, de todas las discusiones, las peleas, los buenos y malos momentos, las decepciones, la distancia, tenían una cosa muy clara: que no podían vivir el uno sin el otro.
Pero, ¿qué esperabais? Si son los mejores amigos que la vida ha dado y dará jamás.
Por siempre y para siempre.

miércoles, 26 de enero de 2011

es todo lo que tienes que saber.

No te digo que mi falda sea perfecta, ni que use maquillaje de Chanel. Tampoco te prometo que me peine todos los días, o que no se me olvide alguna vez pintarme las uñas...

Pero tengo una sonrisa que nunca falla y unas ganas de seguir adelante, impresionantes.






+ Siempre pensé que tú y yo eramos especiales.

- Lo somos.

+ Siempre pensé que nosotros eramos especiales.

- Lo fuimos...

domingo, 2 de enero de 2011

2011.

Atrás queda un año dulce y agridulce, que se me ha pasado en un abrir y cerrar de ojos. Hace 365 días era una chica de 2º de bachillerato a la que le salía estrés por cada poro, no pude disfrutar de un primer día de año tranquilo y relajado, porque tenía mil y una cosas que estudiar, a día de hoy lo he conseguido, quizá sea de lo que más orgullosa estoy de todo el 2010, de haber conseguido sacarme el bachillerato de no haberme rendido en ese sentido. Sin embargo, me parece curioso que la cosa que más me decepciona esté tan ligada a la anterior. Me decepcioné a mí misma al no conseguir entrar en Periodismo a la primera, creo que eso es una de las cosas que más me ha hundido este año. Me mostré optimista, sabía que eso no era el fin del mundo, decidí alejarme de la vida estudiantil durante un curso, y no me arrepiento, pero me decepciono al darme cuenta de que podía aprovechar este año para hacer mil cosas y no estoy haciendo nada. Me he pasado medio 2010 escuchando a mis amigos contándome lo bien que les van sus vidas, llegas a un punto en el que ya no lo aguantas. Pero la mitad de curso que me queda vacío en este 2011 intentaré sentirme mejor conmigo misma, empezando por hacer algo que llevo diciendo desde hace meses, ahora sí que sí, el 10 de enero voy a empezar la autoescuela, uno de mis propósitos para este año, llegar a ser una conductora de primera.
El 2010 me ayudó a darme cuenta de algo verdaderamente importante, ver que tengo los amigos más maravillosos que puedo tener, a pesar de nuestras cosas, nuestras diferencias (que son muchas), este año me he unido con ellos como nunca antes, por fin encontré mi lugar, al 2010 le debo eso al menos. Esto va tanto para los que están conmigo día a día, como para los que no. A ese amigo que se fue despacito, sin hacer ruido y sin avisar, sin acritud, le deseó lo mejor, a aquella que tanto me decepcionó lo mismo, y a aquellos con lo que tenía que falsear que existía una amistad de verdad por el bien del resto me alegro de que ya no estén. También me he dado cuenta de que he madurado bastante este año, a base de golpes siempre sale algo bueno, puede que parezca algo egocéntrico decir lo madura que soy, no lo pretendo, pero me he dado cuenta de lo importante que es mi madre para mí, de lo realmente esencial, he tocado una parte de mí que siempre había ignorado.
A mediados de año la vida me dio una buena hostia que nunca le perdonaré a quien esté detrás de ello, el 30 de septiembre fue el día más negro de esta historia, pero hay que seguir adelante, por los que seguimos aquí, aunque esta época del año es la que más te hace recordar a los que faltan. Pero la vida sigue, una año más la puerta del Sol se llena para celebrar que otro año se va, o que otro año viene, como lo quieras ver, yo personalmente he celebrado que el 2010 se fue para siempre, que los recuerdos siempre estarán ahí, pero que lucharé por un 2011 lleno de cosas buenas, y que venga lo que venga estoy más que preparada.