ddddddd“No sé lo que quiero y no pararé hasta conseguirlo.”

dddddd

lunes, 12 de diciembre de 2011

Esto no avanza y yo me hundo.

Hoy está siendo un día de esos introspectivos, un día de mierda, hablando en plata. El típico día en el que paras, frenas tu vida, desconectadas y la miras con cierta perspectiva, y te das cuenta de que no, que esto no avanza, que nada va bien. Y por fin te quitas la careta, por fin tienes las fuerzas para admitir lo que va mal, lo que no tienes son las fuerzas y el valor para cambiarlo.

Todo esto es la desembocadura de un río que lleva fluyendo un par de días, concretamente este fin de semana me sumergí por completo en un par de vlogs, en el mundo y la música de dos hermanos, JPelirrojo (Voy a por ello) y Curricé (son geniales, y está claro que van a llegar mucho más lejos de donde ya están por su talento y porque no paran de luchar para que así sea). El caso es que descubriendo su filosofía, me empecé a ver reflejada a mí misma, el hecho de perseguir tus sueños cueste lo que cueste y le pese a quien le pese. Siempre he tenido la cabeza llena de pájaros según la gente, cuando en realidad son sueños, siempre he tenido las ganas de ir a por ellos, pero vas viendo como se van desmoronando uno a uno sin poder hacer nada, y quieras que no el ver que no consigues nada de lo que te propones hace que, al menos yo, deje de intentarlo un poco cada día. Concretamente un par de canciones y un par de vídeos me han hecho reflexionar mucho acerca de todo este asunto. (Si quieres saber cuales son pincha aquí, aquí, aquí y aquí.)

Anoche me acosté sabiendo que hoy iba a costar despertar, que iba a ser un día de esos en que por mucho que sonrias, la sonrisa no aguanta. Me he levantado completamente desmotivada, y sin ninguna gana de pisar la universidad, me he montado en el bus casi por inercia pensando que eso es lo que se espera de mí durante los próximos cuatro años de mi vida y no me ha gustado para nada la sensación, finalmente no he ido a clase, me di una vuelta por el metro observando los sueños y las desgracias de cada alma que veía a mi alrededor, y me he vuelto a casa, reconociendo por primera vez que estoy desorientada, que me siento perdida, que si lo pienso detenidamente no tengo nada que me anime a levantarme con ganas por las mañanas. Me ha dado tiempo a hundirme, a tocar el fondo y creo que a empezar a subir. Curiosamente, no he derramado ni una lágrima de frustración y mucho menos de tristeza, al parecer me estoy acostumbrando a una vida que no me gusta y me niego rotundamente.

A raíz de todo esto, y de un día entero de reflexión interior, he decidido que el 2012 voy a cambiar, porque nadie lo va a cambiar por mí,  muchas cosas de mi vida, limpieza emocional y vital, cerraré caminos que terminaron siendo callejones sin salida, y me marcaré las metas que realmente quiero conseguir e iré a por ellas cueste lo que cueste, y sobre todo sin importarme lo más mínimo a quien le guste o a quien no, es mi vida y tengo que empezar a vivirla tal y como yo quiero.



Pero no os preocupéis por mí, siempre he sido como un fénix ardiendo en mis propias llamas, muriendo mil veces y renaciendo de mis cenizas mil y una.


¡Buenas noches! No os olvidéis de soñar.

1 comentario:

Eileen dijo...

Ole, ole y ole. Y maldita la hora en la que te he leido, porque aunque ni por mucho menos quiero plagiarte esa reflexion, no solo yo, si no mucha gente piensa como tu. Y yo la primera, sin embargo, al contrario que tú, me siento demasiado cobarde como para cambiar esa situacion, ese "es lo que se espera de mi" Me acabo de dar cuenta de que no me planteo mi vida, me dedico a eso, a subir cada mañana al tren, ir a clase... y me he olvidado un poco de mis sueños.

Espero que tu consigas empezar a cambiar en ese 2012, yo lo intentaría, pero no me siento del todo capaz. Mal hecho, porque parece que me estoy rindiendo pero se que no lo hago, se que solo espero el dia en el que sea capaz de intentarlo!

Mucho ánimo, Laura, me ha gustado muchisimo el texto y la reflexión, en serio. Solo pido estar a tu lado para ver como cumples esos sueños, uno a uno :D
¡Te quiero!