ddddddd“No sé lo que quiero y no pararé hasta conseguirlo.”

dddddd

sábado, 9 de abril de 2011

Once again...

Play. Un solo de guitarra empezó a inundar sus tímpanos, un grito atronador, y una canción que comienza, su grupo favorito acompañándola en las largas horas de tren que tenía por delante, de repente, la música fue desapareciendo poco a poco, echándole un ojo a su destartalado mp3: “Batería agotada” decía su pantalla. – Genial… - pensó la chica, desanimada. Se quitó los cascos, y sacó un libro de su mochila, lo abrió y empezó a leer, sin prestar demasiada atención, la verdad es que sólo quería tener la mente ocupada fuera como fuese, no quería pensar en nada, no quería pensar en él.
Sin embargo, ahora sabía que eso iba a ser imposible, el sonido de aquel silbido fue introduciéndose poco a poco en su cabeza. ¿Lo estaba imaginando? Puso más atención, y supo que era real, aquel silbido no podía ser de otra persona, aquel silbido provenía de aquel vagón de alguien sentado un poco más atrás que ella. Intentó ignorarlo, pero no pudo, cerro fuerte los ojos deseando que aquellas canciones tarareadas desapareciesen de su mente, pero fue inútil, poco a poco fue hundiéndose en un mar de recuerdos…

Aquel primer encuentro, era tan parecido a ese momento. Los dos compartían el mismo autobús cada mañana, se miraban y se sonreían, pero ninguno se atrevía a dar el primer paso, la canción Can’t take my eyes off you empezó a salir del móvil de Summer, ella estaba tan inmersa en el libro que estaba leyendo en aquel momento que ni se inmutó, pero de repente empezó a escuchar a aquel chico silbando la misma canción, levantó la vista y vio como él se acercaba lentamente, mientras no dejaba de silbar. Se sentó a su lado y cuando Summer pensó que iba a decir algo increíblemente romántico y seductor, lo que salió de su boca fue:
- Sal de tu mundo y contesta al móvil. – Y siguió silbando.
Ella se sonrojó inmediatamente, terriblemente decepcionada, sacando el móvil con desgana, “Mamá llamando” decía la pantalla, el dedo de Summer se dirigió directo al botón rojo, colgando sin dudar. No hacía ni una hora que se había ido y ya estaba atosigándola. Su mal humor iba creciendo por momentos, enfadada miró a aquel chico con el que llevaba semanas queriendo hablar y le dijo:
- ¿Por qué no me dejas en paz y vuelves a tu sitio?
- Es que, tengo un problema. – contestó él, con una media sonrisa cautivadora – No quedan más asientos libres.
Summer miró a su alrededor, el autobús estaba prácticamente vacío, salvo por un grupillo de niñas escandalosas, un hombre de negocios hablando por el móvil, y una mujer charlando con el conductor. Summer no pudo evitar sonreír. Él extendió su mano:
- Me llamó Luke.
- Summer. – dijo ella estrechándole la mano. - ¿Dónde vas?
- ¿Y tú?
- A la estación de tren, rumbo a Florida.
- Pues ahí es donde yo voy. – dijo él, como si lo acabase de decidir en aquel momento, cosa que seguramente había hecho.
- ¿Y todas las mañanas coges este autobús para ir en tren hasta Florida?
- No – dijo Summer simplemente, no le apetecía darle ninguna explicación.
- Bueno, nos espera un largo día de viaje así que, tú decides: o silencios incómodos, o me cuentas tu vida.
- Bueno, también puedes silbar, ¿no?
- Podría, pero no creo que aguante silbando 20 horas. – Ella sonrió de nuevo.
- ¿A qué parte de Florida vas?
- A la que vayas tú, en realidad no pensaba ir a Florida, sólo me he subido a este autobús pensando que tú estarías en él, no sabía que iba a acabar a 1000 millas de casa, pero bueno, tampoco tengo nada mejor que hacer.
- Estupendo. – dijo Summer, intentando aparentar que no le importaba, cuando en realidad estaba increíblemente impresionada.


Pum. Vuelta a la realidad, todo aquello había acabado. Tenía que asumirlo, no podía estar huyendo toda la vida de estado en estado, de país en país, de continente a continente. Pero ese silbido la seguía a todas partes, ahora era real, sabía que ahora lo era, que venía de alguien, de aquel tren, no era un recuerdo, no era su imaginación. No pudo remediarlo, se dio la vuelta poco a poco, deseando que fuera y a la vez que no fuera Luke.
No era él, estaba decepcionada, pero sentía que habría tenido el mismo sentimiento de haberse encontrado con él. Pero no lo era, era un chico con unos enormes cascos puestos, moviéndose de una manera un tanto ridícula, intentando seguir el ritmo de la música, supuso Summer, y silbando, silbando canciones que Summer no lograba identificar, pero que le despertaban algo infinitamente fuerte en su interior. Esta vez fue ella la que dio el primer paso, se levantó, y se dirigió decida hacía él. Todo lo decidida que puede andar alguien en un tren que no deja de bambolearse. Se sentó a su lado, le quitó un casco de la oreja, y le dijo:
- ¿Podrías dejar de silbar de esa manera tan irritante? – sorprendiéndose a sí misma con su mal humor.
- Oh, lo siento, es que cuando escucho a este grupo me emocionó, pero bueno, ya paro, no sabía que te estuviese molestando, parecías tan perdida en tus pensamientos.
- Eh… Ya… Bueno pues… Gracias, supongo. – Sus mejillas ya estaban ardiendo.
Empezó a dar media vuelta, cuando él le dijo:
- ¡Oye, espera! Por casualidad no te gustará un grupo llamado Avenged Sevenfold ¿no?
Los ojos de Summer se iluminaron irremediablemente, acompañados de una sonrisa inmensa:
- ¿Bromeas? ¡Es uno de mis grupos favoritos! – Y a la vez, uno de los grupos que más le dolía escuchar.
- ¿En serio? Bueno, pues tentando un poco más a la suerte… Me dirijo al concierto que dan pasado mañana en California, y llevo una entrada de sobra. ¿Te interesa?
- ¿Siempre llevas una entrada de sobra?
- Siempre. – contestó él, con toda sinceridad. – Nunca sabes quién se puede cruzar en tu camino.
Summer no tuvo que pensarlo mucho, estaba deseando ir a ese concierto:
- Si vamos a pasar los próximos días juntos será mejor que empecemos por el principio. Me llamo Summer. ¿Y tú?
- Yo no, y eso es todo lo que tienes que saber por ahora.
Aquel chico se lo estaba poniendo difícil, por primera vez alguien le estaba pagando con su misma moneda, y aquel reto Summer no lo pudo resistir. Pensando que hay personas verdaderamente raras en el mundo, y realmente orgullosa de ser ella una de esas personas.

4 comentarios:

Eileen dijo...

OHHHHHH ME ENCANTA ME ENCANTA ME ENCANTAAAAAA!
Pero quiero saber que paso con Luke =S
No se, parece muy importante en la vida de Summer, pero se ha evaporado y esta roneando ya con uno jajajajajaja
Y menuda suerte que tiene la jodia, ojala encontrase yo a un chico que le gustara a7z y encima que me invitara a su concierto!!! O.o Estas cosas solo ocurre en relatos escritos por nosotras ¡Ojala escribiéramos el destino!

Me ha encantado en serio! Y me encantaria saber como continuaría la historia ^^

Tibby dijo...

como que me intriga! me re gusto

Anónimo dijo...

OH SIIII!!! Dios mío!!! Quiero más más más!!! :) Summer es la nueva Cora? Di que síiiiii, di que continúaaaaa (y que no abandonas a Cora, por supuesto!)

Laura ! dijo...

Pues chicas, en un principio no pensaba continuarlo, pero dado vuestro entusiasmo, me lo pensaré ^^ :)