ddddddd“No sé lo que quiero y no pararé hasta conseguirlo.”

dddddd

jueves, 17 de febrero de 2011

Son sueños, que son de verdad...

Locura. Locura adolescente. Esas chicas la estaban sufriendo, más bien, disfrutándola. Pero una destaca de las demás, no paraba quieta ni un momento, corría, bailaba, abrazaba a sus amigas, mientras paseaban tranquilamente por La Rambla de Barcelona. Su nombre era Laura, y su felicidad contagiosa. Algo tenían en común ese puñado de juventud, todas sonreían, todas eran felices de verdad por poder compartir esos momentos, eran la mezcla perfecta para dar una felicidad infinita, y Laura lo demostraba sin ningún pudor, sin ninguna vergüenza. -Qué más da chicas, si esta gente no nos va a volver a ver en la vida- Esa era su excusa preferida. La suya y la de sus amigas, que eran, en ocasiones como ésta, tan parecidas entre ellas...
Iba tan ensimismada en su vida que Laura no se fijo en el hombre que pasó por su lado, hasta que éste le dijo:

- Sos re linda... - Y siguió su camino en la dirección contraria, con sus prisas y su paso acelerado.

- Sos un boludo - gritó Laura, con un penoso acento argentino. Sin embargo, se quedo prendada de ese hombre, su voz, su cara, escondida tras unas gafas de sol y una gorra, su estatura y que era argentino le hizo sospechar algo indudablemente increíble, pero que decidió compartir con sus amigas. - ¡Chicas! ¡Chicaaas! ¡Oh Dios mío! ¡Que ese era Messi!

- Laura, a ti te habla un argentino cualquiera y ya te pierdes en tu obsesión por Messi - dijo Elena, mientras le daba a entender por gestos que estaba loca.

- Puede ser - contestó Laura, igualmente salió corriendo en busca de aquel chico. - ¡De todas maneras, voy a comprobarlo!

Cuando le alcanzó, él se dió la vuelta, sonriendo al verla. Laura con toda la confianza del mundo dijo: ¡Leo! ¿Eres tú?

Como toda contestación, él se quitó las gafas. Era él. Laura estaba flipando. Mientras Leo escribía algo en un papel y se lo entregaba:

- Cuando reacciones, llámame, ahora tengo prisa. ¡Nos vemos! - le dio un dulce beso en la mejilla y se fue. Laura se quedo ahí pasmada, sin poder creérselo.

Al rato, volvió a donde estaban sus amigas:

- ¿A que no era él? - dijo una de ellas.

Laura decidió guardarse ese momento para ella, al menos por un tiempo.

- No, que va. Jajaja, ¿Cómo iba a ser él? Pero, de todas maneras era un chico interesante, creo que vamos a quedar esta noche - contestó Laura, todavía flotando en una nube...

1 comentario:

Eileen dijo...

El comentario que te iba a escribir aqui era el que te he dejado en tuenti, pero de todas formas escribo algo!
Mortal! y REALISTA al menos la parte de las amigas, las excusas, las risas y nuestra felicidad al andar por la Rambla de Barcelona >.< (cosa que no ha pasado, pero pasara ;)

Que bueno en serio ¿reaccionarías así de verdad de verte en la situacion? Porque si a mi Syn me pasa por al lado y me dice you're beautiful a mi me da un soponcio!