ddddddd“No sé lo que quiero y no pararé hasta conseguirlo.”

dddddd

domingo, 28 de noviembre de 2010

despiertame si te hago falta, si me haces falta te despierto yo.

Abrió los ojos, ella seguía durmiendo acurrucada en su pecho. Decidió que aquel día no se separaría de ella ni un segundo.

Y así fue, ella fingió no darse cuenta de nada, estaba encantada teniendo toda su atención, pero se acabó cansando. Después de la cena, al salir de un restaurante, ella preguntó:

- ¿Se puede saber qué te está pasando? Más que mi novio pareces mi madre. Me estás agobiando.

- ¿A mí? Nada, sólo que te quiero, y no quiero que te pase nada.

- ¿Y qué se supone que me tiene que pasar? - ella estaba confusa.

Él se puso nervioso:

- Eh, es...esto, mm nada, nada.

- Cariño, me voy a casa, yo sola. Mañana te llamo, ¿vale?

- En serio, ¿no quieres que te acompañe? ¿O qué me quede contigo? ¿O venirte conmigo?

- No. Necesito irme yo sola.

- Vale, pero llámame cuando llegues. - Él la dejó ir de mala gana. La siguió con la mirada hasta que dobló la esquina, se dio la vuelta dispuesto a poner rumbo hacia su casa, pero de repente ruido de neumáticos frenando bruscamente, gritos, choque de coches, desolación. Salió corriendo a buscarla, y, desde la misma esquina en la que la vio perderse, la ve tirada en el suelo, atropellada, rodeada de gente que se compadece de ella. Se acercó, se agachó a su lado, lloró, no le salieron las palabras, pero dio igual, ella, con los últimos suspiros de vida que le quedaban, habló por él:

- Sé lo que soñaste anoche -dijo débilmente- Lo sé, porque yo soñé lo mismo, pero, a diferencia de ti, yo sabía que no podría eludir a mi muerte. ¿Te das cuenta? Era inevitable, no podemos escapar de nuestro destino. Te quiero. Te esperaré en el otro lado... - su voz se apagó, su respiración se agotó, sus latidos se acabaron, murió, en sus brazos. Él la besó, y susurró:

- Hubiese sido capaz de protegerte toda mi vida, si me hubieses dejado... - y lloró, sin consuelo alguno.



Sin embargo, nadie despertó en aquella habitación esa mañana, ambos descansaban en paz, en un sueño eterno.


No hay comentarios: