ddddddd“No sé lo que quiero y no pararé hasta conseguirlo.”

dddddd

domingo, 1 de agosto de 2010

I can fly

-Aún recuerdo el día que te conocí, lo recuerdo como si hubiese sido ayer. Y, sin embargo, ya pasaron dos años...y ya todo ha terminado ¿no? Recuerdo que te acercaste a mí, me empezaste a hablar, a animar, y luego me dijiste: "te preguntarás quien soy." La verdad esque no me lo preguntaba, sabía perfectamente quien eras, pero yo era una tonta que no tenía el valor suficiente para dar el paso que diste tú. Sin embargo, aún a día de hoy, me sigo preguntando quién eres. Siento que nunca llegue a conocerte del todo. De lo que estoy segura es de que tenías miedo, miedo de empezar a sentir algo tan arrollador, algo tan imposible, miedo a volver a sufrir, lo sé, había cosas que no se me escapan, aunque tú pensaras que nunca me daba cuenta de nada, que era una cría estúpida y feliz, que era como una niña a la que te gustaba cuidar. Pero tú tampoco llegaste a conocerme del todo. Miento, en realidad, creo que nos llegamos a conocer tantísimo que era irreal, era pura complicidad y nada más. Sin palabras tú podías leer mi mente. Tenías la palabra adecuada siempre en el momento adecuado, y en ese aspecto siempre me sentí inferior. Nunca sabía como tratarte, eras tan difícil, y al final, supongo que te cansarías, te fuiste, no hubo ni un "adiós", ni una mala palabra, ni una discusión, ni un "hasta luego". No hubo nada, un día desperte y ya no estabas a mi lado. Dolor, sentí mucho dolor, francamente un "hasta nunca" hubiese dolido infinitamente menos. Me abandonaste, cobarde, no tuviste valor para decirme a la cara que ya no me querías, no como un día nos quisimos, me dejaste sola. Te eche de menos, mucho, cada día, cada minuto, cada discusión que tenía, cada buen momento, cada viaje, cada noche, cada nuevo sentimiento que anidaba en mi interior, cada momento de la vida no era lo mismo si no podía compartirlo contigo. Y, ¿sabes lo que más me duele? Que siempre lo echaré de menos, que fuiste, eres y serás una persona que ha marcado mi vida sin darnos cuenta. No se porque has vuelto a aparecer, pero dilo, dilo de una vez, dime que me odias y así podré tener algo con lo que justificar el cabreo que me haces sentir al tenerte delante.
-Te quiero...
-No era eso lo que tenías que decir. - De repente él la besa suavemente.
-Y eso no era lo que tenías que hacer - Y ella le besa más fuerte.

© LauraPuente ' 2010