ddddddd“No sé lo que quiero y no pararé hasta conseguirlo.”

dddddd

martes, 1 de junio de 2010

Entre nosotros II

A la mañana siguiente, él despertó en aquella habitación, retardando el momento en el que tener que abrir los ojos, porque no quería darse cuenta de que todo había sido un sueño, de que ella nunca había ido hasta su casa sólo para decir adiós y sin embargo hubiese acabado en su cama, no podía ser cierto, de hecho no lo era, asumiéndolo, empezó a abrir los ojos. Reflejos de luz entraban a través de una persiana medio bajada, reflejos que incidían sobre los pechos de la chica desnuda que se encontraba apoyada en su hombro, profundamente dormida, envolviéndolo con sus pequeños brazos, era ella, nada había sido un sueño. Ella estaba allí, en su habitación, en su cama. Se quedó embobado, mirándola, recordando lo que había pasado la noche anterior, después de discutir, después de darse cuenta de que la seguía amando, el mundo desapareció a su alrededor, sólo quedaron él y ella. – Tú y yo – pensó. Se quedaron completamente solos, la soledad más dulce que jamás habían vivido, él rozó sus labios tan sólo un instante, el tiempo suficiente para que ella perdiera el sentido por su piel, para que sus manos se deslizaran lentamente envolviendo su cuello, hasta llegar a acariciar su pelo, ese despeinado pelo castaño que siempre le había vuelto loca, y le empezó a besar, se besaron como nunca antes lo habían hecho, con una efusividad exagerada, como si fuese la primera y a la vez la última vez que lo fuesen a hacer, y con esa misma pasión hicieron todo lo demás, él comenzó a deslizar sus manos por su cuerpo, la cogió y se la llevó en brazos hacia su cama, sin dejar de besarla, la tumbó, ella le quitó bruscamente aquella camiseta vieja de aquel viejo grupo de música, mientras él le desabrochaba aquellos pantalones de pitillo que encerraban unas flacuchas piernas, y le quitó aquella camiseta que él mismo le acompaño a comprarse tiempo atrás, dejando ver el relieve de sus pechos, así inició la travesía de su lengua a través de aquel cuerpo, deslizándose por su cuello, por el hueco entre sus pechos, rodeando su ombligo, y acabando entre aquellas piernas. Ella le dejó completamente desnudo, él le desabrocho el sujetador y comenzó a agarrarle los senos, mientras sus lenguas se entrelazaban como atraídas por la gravedad, ella le arañaba la espalda provocando en él un dolor dulce y excitante, él comenzó a acariciarla, y continuaron abrazados, besándose, amándose, y él acabo completamente dentro de ella, sin querer separarse nunca, gimiendo, con la sensación de ser dos almas perdidas que se encuentran por fin…

Cuando de repente ella se empezaba a despertar, Unax la miró, Carolina estaba desorientada, cuando los ojos miel de ella encontraron sus ojos negros:
-      Te quiero- dijo ella, con aquella voz ronca y poco deseosa que se tiene al despertar.
-      Te amo – dijo él, abrazándola, besándola y acariciándola.
Y así volvieron a perderse entre las sábanas, sin darse cuenta de que alguien acababa de entrar, y se dirigía directamente al dormitorio. Elena. 


© LauraPuente ' 2010

No hay comentarios: