ddddddd“No sé lo que quiero y no pararé hasta conseguirlo.”

dddddd

lunes, 14 de diciembre de 2009

Making a memory

Son exactamente las 3:03 de la madrugada de un lunes, y no es que acabe de llegar de fiesta, y no es que esté a punto de irme, ni siquiera sé si llegaré a publicar esta entrada o si me iré a dormir en el transcurso. Hoy es una noche de esas raras. Primeramente rara, porque está nevando, sí nevando, y eso aquí es raro, muy raro, en este pequeño y acogedor lugar en el que esconderse y vivir no suele nevar, pero sí ahora mismo estoy viendo como los copos vuelan y se estrellan. Una noche rara, porque en mi mp4 está sonando música que no tengo rematada, y rara porque es una de esas noches raras de cojones, en las que te acuestas, y todo se te viene encima, todos tus problemas, preocupaciones y, en definitiva, rayadas, vienen a visitarte y a no dejarte dormir, llevo exatamente 2 horas dando vueltas en la cama, la mar de calentita mientras siento el viento azotar cada cimiento de mi casa, pero aún así no estoy cómoda, mi cabeza no me deja estarlo, preguntas como: ¿por qué a mí? ¿por qué me ha tocado esta existencia? ¿por qué en este lugar? ¿por qué en esta ciudad? ¿por qué en este país? ¿por qué en esta época? Me golpean una y otra vez. Sentimientos como el fracaso, la frustación, la decepción, el dolor, o sentimientos como el más puro amor, se agolpan en mi corazón, me asfixian, mi sangre no es capaz de bombear al mismo ritmo, yo no soy capaz de pensar y mucho menos de encontrar respuestas. Todo ello se entremezcla, y lo único que me dejan es una gran confusión, confusión que no me deja dormir, que me mantiene en vela, mientras este apacible lugar duerme sumido en el más profundo de los sueños, quizás soñando con lugares paradisiacos, quizás teniendo pesadillas con monstruos del pasado. Pero yo hoy no puedo soñar, parece que cada preocupación se aferra a las órbitas de mis ojos y no me deja cerrarlos, o sólo me deja derramar lágrimas, eso no está tan mal, citando a uno de los más grandes grupos de este país: llorar es llover tristeza para poder ser feliz, pero parece que esa felicidad también se escapa en cada una de las miradas que dirijo al cielo. Y ahora sólo una pregunta se enzarza con mi pensamiento, y quizás más con mi corazón, ¿Lo lograré? ¿Lo alcanzaré? ¿Lograré tocar la felicidad una vez más? ¿Lo encontraré? ¿Me lo encontraré? ¿Vendrás o no? ¿Me quiere de verdad? ¿O simplemente es la muerte que intenta seducirme?

eLe~

1 comentario:

Eileen dijo...

Dios mio Laura!
En serio me has puesto la piel de gallina! Que manera de escribir, chata!!
No sabia yo esta faceta tuya ^^ y dejame decirte que redactas genial =)
G.U.A.U
Un besazooo